miércoles, 19 de abril de 2017

CASA UROLA



Casa Urola y basta. Nada más que buscar, no hay que volverse loco, no hay que patear ni preguntar y, sobre todo, no hay que buscar ningún local en las redes sociales, blogs, etc. Simplemente hay que reservar, con tiempo y se terminó.

Fijaros que sencillo es encontrar un restaurante en San Sebastián, un restaurante de categoría y sobre todo un restaurante donde nunca jamás vas a salir decepcionado.



Varios son los condicionantes para que se den todas estas circunstancias, y Urola los tiene: Excelente materia prima, impresionante cocina, servicio impecable y honradez. Si fueran matemáticas, el resultado de la ecuación sería por supuesto un 10.


Empezamos por unos boletus sobre fondo de patata y salsa de pato. Imposible hacer mejor elección, un plato aconsejado, fuera de carta pero afortunadamente hicimos caso a la recomendación. La fusión de la patata con la salsa de pato otorgaba al boletus un punto de dulzor riquísimo, sin que en ningún momento se apoderara del plato, permitiendo que el hongo siguiera con su luz propia y por lo tanto deslumbrándonos con su maravilloso sabor.



Para continuar, un salteado de habitas repeladas, alcachofas y borrajas con yema de huevo y espuma de patata. Pues más de lo mismo, qué verduras, qué nivel y qué calidad y que podáis guardar durante muchos, muchos años a vuestros proveedores porque esto no es tan fácil de encontrar. Y uno, que no deja de ser un incauto, aun pensaba que solamente en el 33 de Tudela podía disfrutar de magníficas verduras de temporada. ¡Ay señor, señor!

Sublime, un plato sensacional, rico, fresco, bonito y sano. Tengo que confesar que tuve que echar mano del pañuelo para secarme alguna que otra gota que caía de mi lagrimal. En fin, así de emocionante fue.



Pasamos al pescado, lomo de merluza con kokotxas y almejas. Ponle peguitas, que decía aquel.

La merluza fenomenal, con una perfecta cocción, al igual que el resto de los ingredientes, frescos en perfecta armonía y sobre todo muy bien ejecutados sobre un sensacional fondo de salsa verde.



Hay que volver a Casa Urola y hay que hacerlo pronto. Mi reconocimiento y gratitud a esta casa, porque no existe mayor satisfacción en este mundo que ir a comer y salir tan inmensamente satisfecho.


De postre,  unas tejas y unos cigarrillos de Tolosa; eso sí, como no podría ser de otra manera de Gorrotxategui y mojado con un exquisito Pedro Jimenez.


Para beber, y por eso de no romper los preámbulos, que fueron muchos, una botella de Txomin Etxaniz, D.O. Getariako Txakolina.

En definitiva, y para no hacerlo muy largo, Casa Urola se ha convertido en uno de esos locales que para mi será desde este momento visita obligada cada vez que visite esta preciosa ciudad, y espero no tardar mucho.


CASA UROLA       Fermín Calbetón, 20 · 20003 San Sebastián · Teléfono 943 44 13 71

2 comentarios:

Juan Jesus Larraz dijo...

Totalmente de acuerdo con su comentario sobre el Urola.
Una corrección cariñosa; las tejas son de Tolosa. Pienso que ha sido un lapsus.
En mi opinión el mejor sitio de Tudela para disfrutar de la verdura es Casa Remigio. Mejor que el 33. Pruebelo y me dirá.
Disfruto con sus comentarios.
Un saludo

Agustin Fraile dijo...

Tiene usted toda la razón, es un error. Las tejas son de Tolosa. Le agradezco muchísimo el consejo de Casa Remigio, que en cuanto pueda daré buena cuenta de él y así se lo haré saber. Gracias por sus comentarios y por su rectificación. Saludos cordiales.