PEZ VELA CHIRINGUITO

Una de las más desagradables experiencias desde que escribo este blog, la verdad, es que la más desagradable con diferencia.
Ya empezó bastante mal con la reserva, al llamar a las 20.30 h para reservar una mesa a las 21.30 la señorita encargada de coger el teléfono, con marcado acento argentino, me intentó vender, no solamente que no había mesa en la terraza, si no que si quería cenar me tenía que decidir ya, “solamente me queda una mesa en el interior”. Realmente no sé si es cosecha propia o marketing barriobajero mal entendido por parte de sus superiores. Yo personalmente no la creí, domingo 14 de agosto 21.30 h. y el primer Madrid-Barça de la temporada en la tele? Lo divertido del caso es que al llegar a la cita con la susodicha, delante nuestro, un grupo de 5 turistas lucha por su mesa en la terraza, evidentemente no hay mesa fuera, pero se les pone dentro con suma facilidad y eligiendo donde quieren sentarse. Os aseguro que más del 50% del aforo interior estaba y se quedó vacío.
Y como lo que mal empieza, peor termina, llegó la hora de pedir la comida: calamares andaluza, croquetas de jamón y arroz con gambas, todo esto para dos.
Los calamares, decentes, las croquetas infumables y mi teoría está muy clara, cualquier local que tenga croquetas de jamón (lo de jamón es lo que ponía la carta, en realidad eran de harina, pues es a lo único que tenían sabor), ensaladilla rusa y tortilla de patatas, y no las borde, mejor que se dedique a otra cosa. De verdad que daban ganas de preguntar por el autor y darle un par de lecciones: sosas, insulsas, mazacotes, indigeribles, ¡qué desastre!.
El arroz, correcto.
El servicio a la altura de la recepcionista, conté un total de 20 personas trabajando, más o menos entre servicio y cocina, y algunos de ellos deambulaban por el local como almas en pena, otro chocaban a mi lado tirando al suelo un plato de pescaditos y otro de calamares, mis vecinos de mesa, extranjeros ellos, piden la cuenta y se la presentan, 140 € por unas bravas, que nunca llegaron a su mesa, según me comentan, dos hamburguesas, y dos refrescos de cola. Los pobres, una cara de asombro alucinante, me dejan ver su factura y resulta que les habían cobrado también, todo lo que nosotros habíamos pedido.
Hacen la pertinente reclamación y les hacen la nota de nuevo, cobrándoles otra vez las patatas bravas que nunca llegaron. Vuelta a reclamar. A la tercera, la vencida, por cierto nadie, absolutamente nadie se dignó a pedirles disculpas. Había que oír sus comentarios, seguro que vuelven, como yo.
Por cierto una escasísima carta de vino, 6 referencias de vino blanco; pedí un chardonay de Raimat, no tenían y al pedir algún vino de la tierra, me dieron un “Bogatell” 20 €, tengo que averiguar su precio en bodegas, pero calculo que no pasará de los 3 €. Nada más, esta es toda la representación que tienen de blancos catalanes, como casi no tenemos ¿verdad?
En fin, de desastre en desastre hasta la derrota final, pero llegarán otros meses, octubre, noviembre, etc., etc., y entonces no habrá turistas, y será cuando se darán cuenta de que aquí exigimos más, que hay mucha oferta y muy buena, y de que estar frente al mar no deja de ser una anécdota a la hora de comer, si lo que te ponen en el plato y el servicio que te dan, no están a la altura.
Una pena, una auténtica pena, que esperemos sean capaces de corregir. Se me olvidaba, todo esto, calamares, croquetas, arroz y vino, (el postre ni lo ofrecieron) 80 €.
Y lo llaman chiringuito, alguien tendría que llevarlos a las playas de Málaga.
PEZ VELA CHIRINGUITO Passeig de mare Nostrum 19-21 · 08039 Barcelona ·  Telf. 932216317

Entradas populares