sábado, 29 de enero de 2011

CAÑETE

El Cañete es de esos nuevos locales que han abierto sus puertas en el Raval. De inspiración y decoración andaluza, tiene un precioso patio interior en el fondo del local. Hace pocos días su director, Josep Mª Parrado, me comentaba que hay que tener mucha moral y ganas para iniciar aventuras, con la que está cayendo. Esta es una aventura, pero con garantías.
Me explico. El cañete tiene un gran qué: su materia prima; podrá gustar o no gustar su forma de tratarla, pero la materia prima utilizada en cualquiera de sus tapas, es de primera calidad. Podrán también criticarse otros elementos del negocio, quizá la actitud un tanto chulesca de algún empleado o el hecho de que no te quieran servir si estás en segunda fila de la barra o a lo mejor que las raciones de las tapas son un poco justas. Todo es susceptible de crítica, pero hay una razón para visitar el local: su calidad y su inovación.
La variedad es muy amplia y a mi, personalmente, la media docena de veces que he visitado el local me gusta empezar con el medio bocadillo de calamares, pan calentito a la plancha y el calamar con un ligero all-i-oli, excepcional. 
Ninguna de las ocasiones que lo he visitado he podido dejar de pedir las croquetas de Idiazábal, buenísimas, el resto hay que variar pero yo personalmente me quedo con el rabo de toro; como dice mi amigo Alex, para llorar. 
También muy recomendables los huevos rotos con chorizo. Le pregunté el otro día a Josep Mª por la calidad del mismo, y me comentaba que había localizado el chorizo en un pueblecito gallego, es algo especial, de verdad. 
Buen marisco, no hay que dejarlo pasar, así como las ortiguillas y las fenomenales tortillas que te ofrecen fuera de carta, la última fue de trigueros y setas, muy rica. Otra recomendación, la torta de camarones, como si estuvieras en la bodega Santa Cruz de Sevilla. 
Para el final os dejo mi último gran descubrimiento en el Cañete: su Steak tartar, de verdad, uno, que se precia de haberlos probado casi todos en la ciudad, os asegura que es de los mejores, buen solomillo de ternera, cortado a cuchillo, como tiene que ser. Pedir que os lo acompañen con una patatitas.

Buena barra de postres en la entrada, donde no falta la leche frita, buenísima , flambeándola con un poquito de anís y un buen surtido de quesos.
Muy recomendable, es más yo diría que visita obligada, eso sí, fuera de horas punta.
Felicidades por la iniciativa y a seguir trabajando.
CAÑETE C/de la Unió 17 · Telf. 930004484 · Barcelona. Cierra domingos

1 comentario:

Antonio dijo...

Pues leí el blog ayer tarde, y sin pensármelo baje anoche a cenar al Cañete. Te doy la razón en casi todo, lo de las croquetas de idiazabal no pudo ser, no habían hecho, pero nos sirvieron unas de jamón ibérico que estaban muy buenas. Lo demás muy bien en general, lastima de la espera y quizá de lo estrecho que es. Pero bien muy bien. Gracias. Toni