domingo, 11 de septiembre de 2011

GERMANS MIQUEL'S

La verdad es que hacía bastante tiempo que queríamos ir a Cambrils, me encanta esta población, conserva el encanto de pueblo marinero de años atrás y se respira mar estés donde estés.
Fue mi padre el que me descubrió esta población, le encantaba ir a comer y sus obligadas visitas después a la lonja a ver la llegada del pescado y la posterior subasta, que se hacía en plena calle y que en aquella época podías seguir en primera fila sin molestar a nadie. Y fue allí donde descubrí algunos restaurantes inolvidables en mi memoria: Casa Vostra, Can Gatell, el antiguo Rincón de Diego, Casa Gallau, y Casa Natalia el que hoy es Germans Miquel’s.
Fuimos a comer a Germans Miquel’s por recomendación del amigo Ricard Sampere en su blog http://cuinairestaurants.blogspot.com/  y valió la pena. En ocasiones escribimos de sitios que no están cerca de Barcelona y yo personalmente me paro a pensar, y en infinidad de ocasiones me pregunto, si alguien hará una excursión para conocer este o aquel restaurante. Yo lo aconsejo, aconsejo coger el coche el sábado e ir a pasar un magnifico día a Cambrils, eso sí como ya dijo el amigo Ricard, ni se os ocurra presentaros sin reserva previa, sería una misión imposible.
Nos recibió Xavi, uno de los “Germans”, concretamente el que está en la sala, de cara al público, amable, muy simpático, siempre con la sonrisa en la boca. Nos presentó la carta y mi primera idea se truncó, me apetecía picar un poquito y luego comer un buen arroz, pero hay que encargarlo por adelantado, por lo tanto tomad nota del dato. Ni siquiera pregunté la posibilidad de que me lo hicieran, estaba el restaurante a reventar y no se trata de molestar al personal. Tengo que decir que vi pasar un par, concretamente una paella y un caldoso con bogavante, que tengo en la lista del debe.
Ante esta situación,  viendo en la carta los “Entremeses de Cambrils” y recordando aquellos años 80 que tanto íbamos por aquí, la elección fue clara. Unos entremeses, unas ostras y una botellita de verdejo, concretamente de Potros.
Los entremeses están compuestos por unas cuantas raciones de productos del mar: de primero nos sirvieron una bandeja de mejillones de roca al vapor, pequeñitos, sabrosos, realmente estupendo.
A continuación, unas canaillas de considerable tamaño y que acompañadas por el romesco estaban de diez. Como decía un buen amigo andaluz “el que no aprecia unas buenas canaillas, es que vive distraído”.

Luego empezaron a dejarnos bandejas encima de la mesa: cigalas, gambas a la plancha, sepias a la plancha.
Aquí tenemos que hacer un inciso, no voy a relatar ni describir plato por plato, sería interminable, pero una mención especial a estas sepias que nos presentaron, de verdad extraordinarias, tiernas, frescas y en perfecto punto de plancha. Otro diez.
 Unos  calamares a la romana, merluza rebozada, chipirones a la andaluza
y una extraordinaria merlucita frita.
Un buen plato de ostras en medio de esta vorágine puso fin a este magnífico reencuentro. Un rencuentro que se repetirá y pronto. Mi hija Patricia salió encantada y os aseguro que afortunadamente empieza, a pesar de su edad, a valorar lo bueno. 
Nos conjuramos en ir a probar un buen pescado en cuanto termine el verano, Cambrils es mejor cuanto menos gente ves, sé que es difícil, pero nada que ver el verano con el resto de estaciones del año. El pescado y el arroz quedan pendientes, seguro.
Después de comer y como muy bien explicó en su momento Ricard, montones de terrazas para hacer la digestión tomándote un café; de copas ni hablamos si  hay que coger el coche.
Nosotros encontramos un rincón excepcional del que solo colgaré la foto para que veáis que terraza y que vista. A menos de 2 metros del mar y sin nadie alrededor. ¿Se puede pedir más?
Nada más, reiterar las gracias a Ricard por su consejo y desde aquí animaros a probar esta cocina que con la facilidad que tienen para obtener buenos productos la convierten en un lugar destacado por su honradez. Todo lo aquí descrito, para tres personas, con vino, postre y cafés, 125 €. Ahora nos vamos al port olimpic y pedimos lo mismo a ver que ocurre.
GERMANS MIQUEL'S   C/ Consolat de Mar, 28 · Cambrils · Tel: 977 791 653

2 comentarios:

Ricard Sampere dijo...

M'alegro us vagi agradar... Els seus plats estrella són el "caldòs de llamantol", "els entremesos" i la mariscada... (la mariscada brutal..!) i a un preu increible.

Jo normalemnt quan truco i reservo, ja demano si vull arròs i com el vull.

Aquest divendres hi vam anar de nou. però es que demanis el que demanis, tot surt be.

I també permet solucions més lights per quan amb la Marta ens deixem caure un dia d'hivern d'entre setmana a l'estil de compartir calamarç romana, els peixets (sensacionals sempre), musclos, etc.

Agustin Fraile dijo...

Gràcies Ricard. M’apunto el caldós de llamàntol, m’encanten els arrossos i el que tinc molt clar és que quan passi el setembre i arribi la tranquil•litat de l’octubre, hi tornaré. És una gent encantadora i ens van tractar de meravella.
Gràcies!