jueves, 8 de diciembre de 2016

PALACIO CARVAJAL GIRÓN

Doble vertiente la de este post referente a una cata a la que asistí en el Palacio Carvajal Girón de Plasencia.


La primera, en lo referente a la calidad de este hotel, situado en pleno centro histórico de la capital extremeña y que me sirvió de morada durante un par de días que disfruté de una manera entrañable por esta magnífica región a la que afortunadamente se le empieza a hacer justicia.
Vale la pena el desplazamiento y vale la pena adentrarse y conocer los rincones tan sorprendente que tiene Plasencia, pero no menos interesante todo lo que la rodea, Trujillo, Cáceres, toda la parte de La vera y, como no, el parque nacional de Monfragüe, de obligada visita.


La segunda, lo que nos ocupa, una degustación de platos que nos ofreció el Palacio Carvajal con maridaje de vinos, concretamente con unos tintos de la Ribera del Duero y propiedad de “Tinto Figuero”.
Tinto Figuero son una bodegas situadas en la denominada “diamante dorado” de la Ribera del Duero, concretamente en la localidad de La Horra, es decir en la zona donde se produce quizá las mejores uvas tempranillo de toda la denominación; unos viñedos de más de 80 años, unas magnificas y cuidadas viñas viejas que antaño se vendían a los mejores bodegueros de la zona (Pesquera, Vega Sicilia, Protos etc.) y ahora la familia García Figueiro, desde hace algunos años, ha decidido elaborar sus propios vinos y a juzgar por lo catado, con un indudable éxito.


Desde aquí mi agradecimiento a J. Felipe por las explicaciones y la pasión que demuestra cuando habla de este ya consolidado proyecto.
Bueno vamos al lío. De primero se me presenta un Rissoto negro con ali-oli dentro de un sabroso tomate de la zona. Este magnífico plato supuso el inicio de una entrañable cena que la gente de la cocina del Palacio Carvajal nos sirvió.
Fue un magnifico inicio, justo de potencia, en ningún caso el ali-oli causó estragos nocturnos, perfecto en cocción y un toque fresquísimo la idea del tomate.


Lo acompañamos con Tinto Figuero del 2015, un vino joven con 4 meses en barrica, fresco y con muchos recuerdos a frutos rojos.
En segundo lugar se nos sirvió una Corvina con vinagreta de tomate y hierbas. Otro estupendo plato, equilibrado, con una perfecta cocción de la pieza y el toque refrescante que le daba la suave vinagreta.


Lo acompañamos con un Figuero 12, un crianza del 2013 muy equilibrado y con una lágrima mucho más densa que el anterior. A mí personalmente me encantó, quizá el mejor de los tres; pero ya se sabe, esto es como lo colores.
Por último, un Solomillo Ibérico con puré de orejones y caramelizado de queso de cabra. Un plato contundente para el fin de fiesta, bien elaborado como los anteriores y donde la característica principal fue la jugosidad que se logra en el mismo con el queso de cabra caramelizado.


Lo acompañamos con un tinto Figuero 15, un reserva del 2011, otro excelente vino, este ya intenso, ideal para este tipo de carnes.
De postre nos sirvieron un surtido de dulces francamente ricos.


Terminamos esta magnífica velada tomando una agradable copa en el bar que dispone el hotel y con la espléndida visión nocturna de la majestuosa Catedral de Plasencia. Un enclave único y privilegiado.


No recuerdo el nombre de la jefa de cocina del Palacio Carvajal, lo siento, pero desde aquí mi sincera felicitación a ella y todo su equipo.

PALACIO CARVAJAL GIRÓN        Plaza de Ansano nº 1· 10600 Plasencia · Telf. 927426326




No hay comentarios: