sábado, 16 de enero de 2016

MASIA DE LA PLATJA TAPES


Y llegó el día. Muchos esperábamos el pistoletazo de salida de La Masía de la Platja TAPES con algo más que ilusión.
Las expectativas eran grandes, y no es para menos. Un magnífico local, el tener el privilegio de ir viendo como éste iba tomando forma, unos magníficos profesionales consagrados, Julián y Ramón al frente, el saber hacer de todo su equipo y el gusto por las cosas bien hechas demostrado durante años y años.


Comprobar cómo finalmente en La Paya de Calafell alguien se atreve con la innovación es un auténtico placer. Han pasado muchos años, y los que visitamos la población desde hace tiempo somos testigos, desde que alguien tuviera la iniciativa de inaugurar un local que estuviera a la altura, que se saliera de los tópicos típicos y que brillara por su originalidad y saber hacer. Yo personalmente el último que recuerdo fue la Cocteleria New Orleans.


¿O no se merecía esta bonita localidad un local donde poderte tomar una copa de champagne y dos ostras?
Ahora, después de meses de lucha, de ilusiones, de quebraderos de cabeza pero, sobre todo, de muchas ganas se ha inaugurado La Masia Tapes.
La carta ya de por sí, llama la atención, los clásicos de las tapas están presentes pero con un punto de calidad y originalidad importante; no faltan las patatas bravas, como tampoco faltas las croquetas ni la ensaladilla, pero junto a todo esto nos encontramos platos típicos de “la casa grande” en su versión “pequeña”:  la fritura de pescado Masía, por ejemplo, o el arroz rossejat.


Conociendo La Masia y su trayectoria, estoy convencido de que esta carta será muy cambiante, que mantendrá su estructura original, pero se irán añadiendo platos en función de la estacionalidad y del producto del momento.

En mi primera visita ya probé unas cuantas tapas que quiero describir brevemente:
Ensaladilla Rusa con ventresca de atún. Como tiene que ser una buena rusa, no hay secretos, sólo sapiencia y cariño, y por supuesto ese toque mágico que siempre le da una buena conserva de atún.


Patatas bravas. También lo he comentado antes, los Guasch buscarán la originalidad, y aquí la han encontrado, diferentes, con una buena patata crujiente, sabrosa, y demostrado que lo importante de la brava no es que te queme la boca sino que el contraste entre las dos salsas sea el óptimo.


Mollete de calamares con ali oli suave de ajo negro. Yo ya tengo pronosticado que será la moda del pueblo, que se realizarán peregrinajes por toda la comarca a degustar esta originalidad hecha entre panes. Es delicioso, sencillamente delicioso. Felicidades Ramón.


Croquetas de bolets y trufa negra. ¿Qué quieren que les cuente? Saben como suena. Delicadas, melosas y sabrosas. ¡Qué más se puede pedir!


Montadito de merluza rebozado con salsa de curry y guindilla. Pues otro gran acierto, para mi una de las grandes sorpresas de la carta, el rebozado es fino, sedoso y la combinación con esa salsa tan sutil lo convierten en ese montadito que en todos los bares quisiéramos encontrar y que sólo algunos privilegiados son capaces de servirte.


Por último unos rosellones a la marinera. Una versión mini de un plato que también se sirve en la Masia, las almejas a la marinera. Un plato que nos dio tardes de gloria, sino que le pregunten a mi amigo Pedro Gavara, nunca vi a nadie disfrutar tanto en una mesa con unas almejas.


Esto es la Masia tapes, con una magnifica carta de vinos y cavas expuestos en una sensacional cámara que comparte con el restaurante y servidos todos ellos a su justa temperatura.
Donde se ha cuidado hasta el mínimo detalle, sólo hay que fijarse en el nivel de la vajilla y cubertería elegida.


Un restaurante donde nada se ha dejado al azar, donde todo está estudiado al milímetro con la única finalidad de satisfacernos. Esa es su misión, la mía daros a conocer este establecimiento del que en breve se hablará y no solo en el Baix Penedès. Tiempo al tiempo.

LA MASIA DE LA PLATJA TAPES      c/ Vilamar 67 ·  43820 Calafell

1 comentario:

Anónimo dijo...

El miercoles pasado fuimos al restaurante la masia de la platja tapes, en gran medida por tu entrada, y nos fuimos del restaurante con una gran decepcion. El mollete de calamares que segun tu cronica provocaria peregrinaciones, seco, y el resto de platos a la altura. No se si fue un dia malo o el tuyo un dia bueno, lo que esta claro es que un restaurante debe ofrecer siempre la misma calidad, y no dudo de tu criterio, pues la foto de dicho mollete, muestra unos calamares jugosos en tu caso.