viernes, 14 de junio de 2013

SUCULENT

Mi buen amigo Jorge Torres y su esposa Inma nos llevaN a cenar a este nuevo rincón del Raval, que por cierto no deja de inaugurar locales interesantes, Suculent.


La entrada, la decoración, los detalles, el hecho de que la cabecera de nuestra mesa estuviera presidida por una foto de “Manolete”, en fin todos los presagios auguraban una noche extraordinaria y la confirmación de que el bueno de Jorge, otra vez, no se había equivocado.


Por cierto, y antes de entrar en materia, tienen una sala camuflada dentro de la propia cocina, preparada para un mínimo de 6 personas, que hay que visitar ya, aunque mucho me temo que la lista de espera es considerable.



Una de las mayores alegrías solo sentarnos es encontrar un lugar en Barcelona (Vaso de oro aparte) donde te sepan servir una buena caña. Tuve una experiencia el otro día en el recién inaugurado Mercat Princesa, que es de chiste. Prometo contarla el día que hable de este nuevo  local del Born, al que prefiero dar una nueva oportunidad antes de decir todo lo que pienso de él.


Paseos por Madrid y Sevilla le hace falta a más de uno que se dedica a esto de poner cañas. Y aquí está el error, la caña no se pone, se tira y el que no tira porque se gasta, que se la tome él.
Pero vamos al lío, la carta es extensa, bien explicada, sabes lo que vas a pedir y cada uno de los ingredientes que forman el plato, y como en realidad son platillos, pues todo para compartir y así alcanzas una mayor opinión.

Caballa en escabeche, un pescado sabroso de carne prieta y que estaba bien tratado, muy al punto. Fresco y rico.


Ceviche de gambita roja. Para mi uno de los mejores platos de la noche, un plato refrescante, con una magnifica presentación, explosión de cítricos que dirían los eruditos, y donde a pesar de ellos el aguacate sabe a lo que es, y lo más importante, la gamba también.


Crema de foie con maíz y cacao. Bonita presentación y una perfecta conjunción de sabores; a mi personalmente me pareció un pelín “dulce”, pero gustó.


Ensalada de tomate, fresa y pecorino. Nada que objetar, magnífica ensalada con productos muy frescos y muy elegidos; los tomates y las fresas en su punto, otro acierto.


Ortiguillas Gaditanas. ¡Y olé! Pocas cosas tienen el sabor a mar que tiene la ortiguilla, son sensacionales y estaban magistralmente rebozadas, sin una sola gota de aceite sobrante y sin perder un solo ápice de sabor. Un diez.


Croquetas de rabo de vaca vieja con trompetas de la muerte. Gracias en primer lugar por llamar a las cosas por su nombre, gracias por no engañar a la gente hablando de croquetas de rabo de…… y sobre todo gracias por hacer de la croqueta algo más.


Ventresca de atún a la brasa con salsa de piñones. Lo que dice el enunciado del plato es lo que es. Extraordinaria ventresca, fenomenal el punto de cocción. Una muy lograda mayonesa de piñones y unos tomatitos confitados.


Chuleta de parpatana de atún rojo a la brasa con patatas fritas. La parpatana es una de las partes internas del atún, concretamente la pieza que rodea la boca por bajo, mandíbula y cuello. La carne es muy jugosa y sabrosa. Estaba muy rica.


Como esto no podía terminar así, nos lanzamos a por el último plato, unas albóndigas de sepia y butifarra negra.  Un acierto más de este restaurante al que por lo pequeño y repleto que está, no le hace falta más publicidad, y encuentro que haciendo las cosas así, es normal que este hasta los topes.


Tres pequeños postres para degustar: un pastel de queso Brie con gelatina de moscatel, unos fresones con helado de mató y miel, y pastel de chocolate con cítrico.
El primero de los tres, para mí, marcó la diferencia, un señor postre, un extraordinario pastel de queso, de verdad.


Una buena carta de vinos ya clasificadas por precios; es decir, tienes el presupuesto y te vas directamente a la columna de lo que quieres gastarte. Muy clarificador.
En nuestro caso un “Mestizaje”.

No hay mucho más que decir, dar las gracias otra vez a mis guías, y felicitar a los responsables de este local por su acierto, acierto que como casi todo en la vida se logra con dedicación, y aquí sí que la hay.

SUCULENT  Rambla del Raval 43    08001 Barcelona    Telf. 934436579

1 comentario:

Ricard Sampere dijo...

A mi no em va anar massa bé per allà... Però com ja no he tornat, tampoc puc asseverar.

No sé si han millorat el tema, però el prendre vi amb copes de Inedit, em va desagradar.

Però el menjar era bo...