viernes, 20 de mayo de 2016

VIVANDA

No conocíamos este restaurante al que nos llevo nuestro buen amigo Jorge Torres. Si es cierto que había oído hablar y siempre bien de él, pero no había tenido el gusto y placer de visitarlo.
Lo primero que hay que resaltar y realmente impacta al entrar, son las grandes posibilidades que tiene el local, lo bien estructurado que está y su gran capacidad.
Cuenta con una terraza que estoy absolutamente convencido que debe ser “La deseada” con la llegada del buen tiempo. Y cuando un local con estas posibilidades es acompañado de una cocina moderna, bien estructurada y donde el producto es pieza fundamental de la misma, el éxito está casi casi  garantizado.


En la cena éramos seis comensales y pedimos varios primeros que relataré, todos ellos compartidos. Del plato principal hablaré del mío.

Unos boquerones a la andaluza (9 €) que estaban extraordinarios, frescos y perfectamente fritos, sin restos de aceite por ningún sitio, en resumen preparados para poder disfrutarlos por la noche sin pensar en sorpresas digestivas.


Ensalada de judía verde y foie (9 €). Otro sorprendente plato, propio de la época estival, fresco, suave a la vez que sabroso. La verdura rica y cocida al dente. Muy bien.


Ensalada de alcachofas (11 €). Fue ponderada por todos los miembros de la mesa, los que me siguen ya saben que el verde y yo…….


Mejillones de roca a las tres salsas (8 €), otro gran acierto. Perfectamente cocinados, con todo su sabor y acompañados por vinagreta, marinera y romesco. Bueno y vistoso este plato.



La gran croqueta de jamón (2,20 €) y así es. “Gran” en todos los sentidos, en su tamaño, en su sabor, en su fritura y en lo melosa de la misma. Todos estos adjetivos hacen que la construcción de una gran, por tamaño, croqueta aumente su dificultad y aquí está perfectamente resulta.


Patatas bravas rustidas (4,50 €). Para mí el único pego a esta extraordinaria cena. Las encontré quizá demasiado aceitosas. Ya sabemos que en esto de las bravas hay cantidad de posibilidades y maneras de elaborarlas. A mi esta, en concreto, no me convenció.


Tortilla de patatas con chorizo (8 €). Plato que solamente he probado, y siempre que lo visito lo hago, en el Carballeira. Es extraordinaria su tortilla de Betanzos, sencillamente extraordinaria. La del Vivanda está rica, sabrosa y sobre todo muy jugosa.


Como plato principal y aconsejado por Jorge, disfruté de unos exquisitos salmonetes con su berenjena escalibada y farigola (13 €). Un excelente plato, ligero, donde el salmonete y el sabor intenso de su carne hacen de él unos de los pescados, para  mi gusto, más exquisitos. Un gran acierto el acompañamiento de la berenjena escalibada, perfecta armonía. Felicidades.


En el apartado postres la mención es especial, quizá por el acierto en pedir, pero dos que probamos eran dos sobresalientes.
El primero de ellos un Pastisset caliente de manzana (7 €), hay que pedirlo con tiempo, 20 minutos, pero lo aconsejo, no tengan miedo es fino, delicado y dulce.


El segundo una Torradete de Santa Teresa (6 €), vamos una torrija de toda la vida, la única diferencia es que ésta hay que comerla todo el año, tiene que estar presente en la carta por los siglos de los siglos y no tener que esperar a la Semana Santa para deleitarnos con ella.


Para beber un Carmelo Rodero. Excelente, siempre equilibrado y bueno.
Felicidades a la gente de Vivanda por este conjunto tan bien resuelto, local, decoración, terraza y buena vianda.

VIVANDA          Major de Sarrià, 134 ·08017 Barcelona  . Telf. 932031918



No hay comentarios: