viernes, 18 de diciembre de 2015

Racó d'en Cesc


Este restaurante es uno de esos locales lleno de contradicciones, algunas de ellas de lo más inesperadas. Encontrarte tres cenas de empresas el día 4 de diciembre, no es muy habitual, con lo cual el sonido, el ruido existente en el local hacen que el almuerzo no sea de lo más acogedor.
En circunstancias normales supongo que debe ser otra cosa ya que el resto de los comensales, algunos clientes asiduos, así lo manifestaban. La atención buena.
Cocina catalana, evolucionada y moderna con una carta no muy extensa pero con platos más que apetecible.
Como aperitivo una mousse de pollo con manzana ácida. Muy buena.


En nuestro caso compartimos un huevo a baja temperatura con panceta, crema de patata, rúcula y trufa. Un buen plato pero con dos acepciones, a la panceta le faltaba bastante potencia y más si la proporción de trufa utilizada es casi inexistente. Me explico, si se utiliza una panceta con punto de sal, es probable que matemos el sabor de la trufa, si por el contrario esta panceta es insulsa de sabor, potenciémoslo con un poquito de generosidad en la trufa. La verdad, era inexistente. En la cocina y a según qué nivel de precios no hay que racanear, queda feo y puedes destruir un plato.


Canelón crujiente de pato con foie a la plancha. Nada que objetar, un plato magnífico, lleno de sabor, potente y sobre todo contundente. Es un gran plato.


Como plato principal, compartimos un arroz de conejo con setas. Hay que decir que el sabor, la ejecución, el punto del arroz, en definitiva el plato es un 10. Nada que objetar excepto dos cosas.


Primero, si cobras 21 € por un arroz, tienes que ser generoso, es lo mismo que lo planteado anteriormente con la trufa del huevo a baja temperatura. El arroz es arroz y el conejo cuesta lo que cuesta. Si tienes que cobrar 21 € por persona con una materia prima de tan bajo coste, no puedes poner unas raciones tan ridículas como las que nos sirvieron en la mesa. La verdad es que hasta que trajeron la cuenta estábamos convencidos de que nos habían servido una ración para los dos, no hay que olvidar que a estos precios en algunos locales el arroz ya te lo sirven hasta con alguna gamba y cigalita “fresca”.
Segundo, el arroz se enseña y luego se sirve, traerlo en el plato ya servido, pues no es bonito, que quieren que les diga. A un servidor le gusta verlo en la paellera recién salido de fogones y con todo su esplendor.  Pero en fin, en su casa cada uno hace lo que quiere, y esta es su manera de hacerlo, sigan haciéndolo pero añadan un puñado más re arroz, es barato.

De postre,  una espuma de crema catalana con helado de caramelo.


Para beber, una botella de Altos de Losada 2010. Un mencia extraordinario con un 92 en la guía Peñin, de los más intensos y equilibrados tintos que he probado últimamente. Sensacional elección.


60 € persona, con un solo postre. Juzguen ustedes mismos. Un último consejo, a estos niveles es mejor no sacar aperitivo que poner unas patatas chips de bolsa con aceitunas. No me atreví ni hacer la foto.
Se quedaron algunos platos que seguro pasaré a probar en poco tiempo. Seguiremos la evolución de este clásico que ya tenía ganas de visitar.

RACÓ D'EN CESC      Diputación, 201 · 08011 Barcelona · Teléfono: 934 53 23 52


2 comentarios:

Albert dijo...

Aquí tens una entrevista que li van fer a placeres mundanos.

http://www.rtve.es/alacarta/audios/placeres-mundanos/placeres-mundanos-christophe-pais-bomba-bistrot-08-02-15/2985085/

piltrafilla's food dijo...

Nosotros fuimos un par de semanas antes que vosotros con la oferta de la Restaurant Lover Week y por lo que veo nos salió más barato (unos 34€/persona) y salimos bastante más satisfechos. La verdad es que siempre que hemos ido ha sido con ofertas de ese tipo y siempre nos ha gustado, por lo que sólo queda achacarlo a que tuvieran un mal día o a la mala suerte de coincidir con las cenas de empresa que mencionas al inicio.

Un saludo