domingo, 10 de mayo de 2015

TEN'S

Almuerzo en el Ten’s, del televisivo Jordi Cruz, restaurante de “tapas de autor” ubicado en el antiguo local donde nació el Àbac, en el barrio del Born, concretamente en los bajos del Hotel Park Barcelona.


Viernes mediodía 17 de abril y dos personas en el restaurante, la verdad es que me sorprendió la falta de público y es un dato muy a tener en cuenta y para analizar, por ellos no por mí.
La verdad es que debo la visita a Ramón Guasch de la Masía de la Platja, quien fue el que me lo aconsejó.


La verdad es que salimos muy contentos del encuentro. De todos los platillos que pedimos, no se puede poner objeción a casi nada, te podrá gustar más o menos pero hay que reconocer trabajo, esfuerzo, ilusión, calidad y conocimientos.
Patatas bravas con alioli espumoso y sofrito picante. Originales, la verdad es que estaban ricas, donde quizá el pimentón de la Vera se apoderaba un poco del plato pero la verdad nada que objetar.


Ostra de Marennes-Oléron aliñada con helado de pepino, piel de limón y aceite de Arbequina. Para mí el plato estrella de lo que pedimos, me encantó, una perfecta armonía de sabores y colores, un plato precioso, con clase, colorido y sabor.


Huevo a baja temperatura con setas, topinambur, parmesano y trufa. Más de lo mismo, otro gran acierto; un plato, perdón platillo, con personalidad, bien logrado y donde al romperlo se produce esa mezcla de sabores perseguida y conseguida.


Tartar de atún con yema curada, lima, cebolleta, sésamo y wasabi. Un plato que ya no falta en ninguna cocina de la ciudad, lo que supone cada vez más un peligro, pero en este caso estaba bueno, fresco y con calidad.


Arroz venere con gorgonzola, cigala asada nueces y rúcula. Un plato original cocinando el arroz al estilo risotto pero con un sabor muy peculiar. La única pega al plato es el plato, o sea el recipiente o bol donde lo sirvieron que con todo lo que hay en el mercado eligieron el mejor y el que menos hacía resaltar el plato, vamos como un arroz blanco de un chino, pero con color.


Por último y esta vez fuera de la carta, el único plato que quizá esperábamos más, precisamente por no estar en la carta, y que nos decepcionó, quizá porque la carne no estaba en una condición “óptima”, Canelón relleno de rabo de buey con foie.


De postre, un helado de Mascarpone haciendo referencia a un tiramisú. Fresco, muy agradable y un gran broche final.


Como único lunar negro, no se puede pedir una botella de vino que te la sirvan  a temperatura ambiente. Aquí no Sr. Cruz,¡ el vino a la temperatura que mandan los cánones! Tuvimos que pedir una cubitera con agua, hielo, etc. Un horror.
El vino en cuestión era un Salceda, un “puente de Salceda”
El precio con vino 40 €/persona.
Volveremos a seguir deleitándonos con estas maravillosas tapas, la verdad que apetece seguir probando lo que aún queda en la carta, y así lo haremos.


TEN'S               C/ Rec 79 · 08003 Barcelona · Telf. 933192222

1 comentario:

Pepa Lázaro dijo...

Si que sorprende que solo hubiera dos personas en la sala, no parece un precio desorbitado para estos "platillos" elaborados.

Salut!