LA LOLA DE LAS ARENAS

Creo que se ha terminado para siempre la posibilidad de dar oportunidades a estos bares-restaurantes de tapas que lo único que consiguen es que algunos recelemos de una manera visceral de eso precisamente tan nuestro como es la tapa, y que parece ser que por una serie de acontecimientos acelerados en el tiempo, se quiere convertir en un “souvenir” más,  en algo como aquellos toros de trapo y sombreros mejicanos que nuestros sesudos y pensantes políticos, se querían cargar de las tiendas de las Ramblas. Pobres manitos.
Es absolutamente lamentable que lo que en sus inicios parece ser que tenía un objetivo, ser en un referente del pica-pica, se convierta y se permita deteriorar de tal manera hasta llegar a los extremos de “La Lola” que, por cierto, aprovecho para decir que lo mejor de todo es su nombre.
En mi absoluta inocencia tenía la idea que los lugares de tapas para turistas en nuestra ciudad habían quedado relegados a zonas como Paseo de Gracia, Rambla Catalunya así como aledaños, salvo honrosas excepciones, que haberlas haylas, (véase la Bodegueta, entre otros), claro ejemplo pero veo que no, que las malas influencias llegan incluso hasta la Plaza de España y la verdad es que hay que empezar a pararlo.
Había leído sobre el local en cuestión, y no voy a dudar en absoluto de señores que comparten afición conmigo; escribir de manera objetiva sobre locales que visitamos. Es por eso que, en mi opinión, detrás de todo está el tipo de cliente, y pienso que lo que se inició bajo una determinada concepción de negocio, ha cambiado en función del público que lo visita, y aquí radica el problema.
Para empezar nos sentamos en una primera mesa donde la carta, que es un un papel donde escribes el numero de raciones o unidades que quieres, estaba sólo en inglés; probamos otra mesa y lo mismo. Lo que quiere decir que mucho público de casa no esperan, y el axioma está claro, tapas para turistas…………
Lo que pedimos: Lola Rusa, absolutamente mejorable, el único toque extra, original, ese huevo de codorniz que añaden.
Croquetas de pollo. Aceitosas, poco ligadas y sin sabor alguno; vamos que te dicen que son de ancas de rana y te lo crees.
Tortilla rota con patatas de la isla de Mallorca. ¡¡Lo que hay que hacer para alargar los nombres!!!, en el punto que me gusta, eso sí, pero sin sal, excesivamente dulce.
Montadito de lomo y cebolla caramelizada. La verdad me cuesta encontrar un adjetivo para calificarlo, y el que pienso mejor me lo guardo. ¡Vaya carne! No se podía ni masticar...
Jamón Dehesa de Extremadura. Cortado a máquina, malo insulso excesiva grasa “mala” y 12 € el platito. Igualito, igualito,  que el Dehesa de Extremadura que me sirvieron en Casa Chelis. Haced el sano ejercicio de comparar fotografías. Casa Chelis (¡¡No hay color!!)

Coca de Vidrio. Correcta.

Todo esto con 4 cervezas por 50 €. 
La verdad, tiempo hay para mejorar pero si uno se acomoda al turista, que no ha de volver, puede caer en el error de pasar un duro y largo invierno.

CENTRO COMERCIAL LAS ARENAS   Plaza de España 08015  · Barcelona · Telf. 934255714

Entradas populares