5 a TAULA (¡TU TAMBIEN HIJO MIO! )

Soy lector bastante asiduo de las crónicas del colectivo 5 a Taula, en La Vanguardia. Hasta ahora nada que decir, nada que reprochar, quizás bien es cierto, que el motivo pudiera ser el no conocer todos los restaurantes que publican, pero confieso que en la mayoría de ellos he coincidido.
El pasado viernes dieciséis de este mes, publicaron un artículo sobre “Pez Vela”. Yo ya había escrito sobre este restaurante http://puesiremos.blogspot.com/2011/08/pez-vela-chiringuito.html, di mi opinión, mi humilde opinión; evidentemente no tengo ni los conocimientos ni la sabiduría pero si una gran cosa, un gran “que” que es la independencia, y llegado este punto, no sabéis como me alegro.
El mundo de la comunicación, de la prensa concretamente, lo conozco muy bien, 21 años en ella pues de algo tienen que haber servido y conozco muy bien de lo que son capaces de hacer las grandes agencias de comunicación para publicitar, salvar, limpiar y hasta convencer al público a través de medios que controlan de que algo infame es ideal.
Al grupo Tragaluz nadie lo va a descubrir y nadie dudará de su poderío a la hora de publicitar indirectamente sus locales. En cuanto se abrió el Pez Vela todas las revistas de tendencia hablaban maravillas de él, sin haberlo pisado, curiosamente, todas decían lo mismo. Ese es el trabajo de una agencia de comunicación, para eso se les contrata y así actúan. Al medio, en este caso la prensa, ya les va bien, un artículo menos que escribir y media página llena sin trabajar.
No estoy diciendo que el artículo de 5 a taula sobre el Pez Vela no lo hayan escrito ellos, seguro que sí, lo que estoy diciendo es que no dicen la verdad o mejor dicho intentan enmascarar la verdad. Más de la mitad del artículo se lo pasan hablando de las bondades del local, de su ubicación, situación, decoración y de la añoranza de los antiguos chiringuitos de la playa. Mala señal, muy mala señal. Los señores de este colectivo, si por algo se caracterizan es porque van a lo que les gusta leer a sus seguidores, la cocina, lo que se elabora, como se elabora y que materia prima se utiliza. Para no ser pesado, “poco se habla de la novia pero mucho del vestido”.
Mi experiencia fue nefasta, en trato, servicio y sobre todo, en calidad de cocina. El arroz fue aceptable, el resto lamentable. En algo coincidimos, yo ya lo resalté en su momento, la bodega es mejorable.
Quizá me estoy metiendo otra vez en camisa de once varas, pero señores de 5 a taula, existen decenas de restaurantes que merecen un artículo, decenas de señores que trabajan de sol a sol buscando, comprando y elaborando los mejores productos, para que nosotros, los clientes, los podamos disfrutar. Personajes anónimos que no pertenecen a ningún grupo y que no pueden tener la influencia mediática que tienen éstos, personajes que en definitiva consiguen que con su esfuerzo y dedicación disfrutemos de verdad.

Entradas populares