sábado, 24 de enero de 2015

EL FILETE RUSO

La verdad que hacía mucho tiempo que tenía ganas de visitar este local. Mucho había leído sobre él pero el hecho de que no reserven mesas y lo poco amante que soy de esperar para comer me ponían un freno insalvable al hecho de acudir a probarlo.


Es una realidad que con la oferta que tenemos en esta ciudad de todo tipo de cocina se hace difícil hoy en día encontrar un restaurante que no reserve para dos y sí lo haga para grupos de 7, me parece inaudito, pero cada uno es dueño de su negocio y a estos señores parece ser que la fórmula les funciona. Adelante. Yo por mi parte me niego a esperar ni cinco minutos para comer. Cuestión de principios.

Lo que toca es hablar del restaurante y no de mis manías, por lo tanto en primer lugar decir que me encontré un local acogedor, quizá sobrepasado de mesas que quitan intimidad a las conversaciones, pero…… vamos a lo que vamos.

El trato fue sensacional, muy amables y cordiales y dispuestos a ayudarte ante cualquier duda, siempre con una sonrisa. Como debe ser.

De primero compartimos unos aros crujientes de cebolla de Figueres que tengo que decir que estaban extraordinarios y que son sin duda los mejores que he probado nunca.


Por el contrario el otro plato que compartimos, unos champiñones con queso y jamón, no estaban a la altura del resto. Sosos, insulsos y pasados de cocción, reblandecidos quizá por el recalentamiento, no sé. Resumiendo, mal.


De segundo, un Filete Ruso que estaba muy bueno, con su ajo, perejil, cebollita y un excelente rebozado a la vez que una perfecta fritura. Muy bueno.


También una de las múltiples, creo que cerca de 14, hamburguesas que se sirven. Concretamente la denominada “Montaña”, excelente carne y fenomenal el punto de cocción.

Para terminar, un pastel de queso y todo lo aquí descrito acompañado por dos cervezas, que para ser de la marca Pilsner Urquell aconsejaría a los camareros y propietario, al que vi servir las cervezas, se pasaran por la cervecería La Abadía en la calle Rosellón 172 a escasos 100 metros de El Filete Ruso, donde Santi o Bernard les darán una lección magistral de cómo tratar esta exquisita cerveza. Qué pena.


Todo lo aquí descrito nos costó 35 euros. Por lo demás, un más que digno restaurante de comida rápida, (todo lo aquí descrito en escasa media hora) en la cada vez más famosa calle Enrique Granados.


EL FILETE RUSO  C/Enrique Granados, 95 · 08008 Barcelona ·Telf. 932171310

No hay comentarios: