MÓNACO

No sé si será una práctica que se extienda por toda la geografía catalana, sería mucho presuponer, pero desde luego en Calafell, lo que está pasando con los locales que se encuentran en primera línea, en el Paseo Marítimo y destinados a la hostelería, es de traca.
No hay ninguno solo de los locales que en el momento de cambio de negocio o traspaso o final de contrato de alquiler, o cualquiera de las causas que queráis añadir, no sea gestionado por un inmigrante. Dicho sea con todos mis respetos.


Nos encontramos ante auténticas dificultades para encontrar un bar donde poder hacer un buen aperitivo o simplemente comer unas buenas raciones con bañador y camiseta.
Proliferan chinos, hamburgueserías de dudosa calidad, turcos y sus  shawarmas, incluso algún marroquí que se introduce en el complicado arte de hacer patatas bravas sin saber que la primera norma para poderlas comer es que la patata no sea congelada. En fin...

Ante este panorama, que es el que es, hay que destacar, porque es de recibo, aquellos sitios donde aun nos podemos sentar a comer o bien a picotear con la seguridad de que todo es bueno, fácil, sin complicaciones y con excelentes materias primas.
Es el caso que nos ocupa, El Mónaco donde nos sentamos hace un par de sábados a tomar una cañita, y terminamos comiendo fenomenalmente bien.

Mejillones con romesco, buenos mejillones de roca con una salsa servida a parte de romesco muy bien trabajada. El inicio fue muy bueno.


Luego pedimos unas bravas, que hay que reconocer que tienen su punto; un corte que nunca había visto y servidas con una doble salsa de tomate picante y mahonesa. El corte aunque parezca de patata frita es diferente ya que esta hueco por dentro. Original.


Siguieron unos pescaditos fritos. Muy buenos, una fritura al punto utilizando harinas especiales, y con todo el exceso de aceite después de la fritura bien escurrido. Crujiente y rico.


Como el tema estaba caliente y animado nos pedimos una Paella de Marisco, y tampoco decepcionó. Nada mejor que un buen arroz a la orilla del mar, y este, sin ser de los mejores que he tomado, sí tengo que decir que está muy correcto y se agradece la generosidad de pedir un arroz para tres siendo cuatro comensales, y tengan el detalle de poner arroz para cuatro. Detallazo poco habitual.


Aguas varias, cuatro cervezas, y café para todos, 96 €. Como decía aquel “precio justo”. Volveremos siempre que podamos.

MÓNACO     Av. Sant Joan de Déu, 71 · Calafell · Tel. 977690137

Entradas populares